Стихотворения Марии Хосефы Мухия

El árbol de la esperanza

Árbol de esperanza hermoso,
En copa y ramas frondoso
Y elevado yo te vi:
Ora en el suelo tendido,
Destrozado y abatido
Te miro, ¡triste de mí!
     Sin hojas y sin ramaje,
Marchito y seco el ropaje
De tu frescura y verdor:
¡Cuán corta tu vida ha sido!
Contigo todo he perdido
De la fortuna rigor.
     En tu tronco yo apoyaba
Mi porvenir, y esperaba
Recoger tu fruto y flor;
Bajo tu sombra solía
Recrear mi fantasía
Y adormecer mi dolor.
     Siendo de edad aun temprana,
En tu corteza yo ufana
Catorce letras grabé;
No eran dichas ilusorias,
Ni de amores ni de glorias
Las palabras que tracé.
     Contigo se ha derribado
Todo el bien imaginado
Que el pensamiento creó;
Cual oscilación ligera
Toda ilusión hechicera
Contigo ya se extinguió.

Bolivar

Aquí reposa el ínclito guerrero:
Bolivia triste y huérfana en el mundo,
Llora a su padre con dolor profundo,
Libertador de un hemisferio entero.

Al resplandor de su invencible acero,
Cayo el león de Iberia moribundo;
Nació la libertad, árbol fecundo,
Al eco de su voz temible y fiero.

De los soberbios Andes el coloso
Yace en la tumba, mas su ilustre nombre,
Grande cual ellos inmortal, glorioso.

Honra a la historia y enaltece al hombre
¡Bolívar! Genio de eternal memoria,
Nombre que dice: ¡Libertad y gloria!

La Ciega

¡Todo es noche, noche oscura!
Ya no veo la heermosura
de la luna refulgente,
del sol resplandeciente
Tan solo siento su calor
No hay nubes que el cielo dor
Ya no hay alba, no hay aurora
de blanco y rojo color

Ya no es bello el firmamento
ya no tienen lucimiento
las estrellas en el cielo
todo cubre un negro velo
ni el día tiene esplendor
no hay matices no hay colores
ya no hay plantas, ya no hay flores
ni el campo tiene verdor

Ya no gozo la belleza,
que ofrece naturaleza,
lo que al mundo adorna y viste;
Todo es noche, noche triste
de confusión y pavor.
Doquier miro, doquuier piso
nada encuentro y no diviso
más que logobrez y horror.

Pobre ciega, desgraciada,
flor en su abril marchitada
¿Qué soy yo sobre la tierra?
Arca do tristeza encierra
su mas tremendo amargor;
Y mi corazón enjuto,
cubierto de negro luto,
Es el trono del dolor

En mitad de su carrera
u cuando más luciente era
de mi vida el astro hermoso,
En eclipse tenebroso
por siempre se oscureció.
De mi juventud lozana
la primevera temprana
en invierno se trocó

Mil placeres alagüeños,
bellos días risueños
el porvenir me pintaba,
y seductor me mostraba
por un prisma encantador.
Las ilusiones volaron
y en mi alma solo quedaron
la amargura y el dolor.

Cual cuativo desgraciado
que se mira condenado
en su juventud florida
a pasar toda su vida
en una horrenda prisión;
Tal me veo, de igual suerte,
solo espero que la muerte
de mi tendrá compasión.

Agotada m,i espranza
ya ningún remedio alcanza,
ni una sombre de delicia
a mi existencia acaricia;
Mis goces son el sufrir:
y en medio de esta desdicha
solo me queda una dicha,
Y es la dicha de morir